La presencia de una nueva persona en el hogar, trae consigo una perspectiva diferente de la vida diaria. Las familias que participan en este programa reconocen que la convivencia con un joven extranjero les permite conocer formas de vida, costumbres y culturas muy distintas a la propia y les enseña a aceptarlas sin juzgarlas como buenas o malas, sino simplemente como diferentes. Hospedar a un participante de intercambio... Enriquece el estilo de vida de tu familia diariamente por el simple hecho de compartirlo con una persona de otra cultura y país. Acerca nuevas culturas y costumbres a los miembros de tu familia. Te permite desarrollar vínculos familiares de por vida con el participante de intercambio. Te hace descubrir a Venezuela con nuevos ojos mientras le enseñas nuestra cultura a una persona extranjera. Te acerca a más personas de tu comunidad a través de las actividades que AFS organiza para ti.