El foco central de AFS ha sido el aprendizaje intercultural a través del intercambio, un proceso que significa una inmersión bien planificada en otra cultura; una forma de mover a una persona física, mental y emocionalmente hacia una concientización mas profunda de la visión, relaciones, comportamientos y normas de su propia cultura.

Es decir, trasladar temporalmente a una persona desde su medio ambiente habitual a otro completamente nuevo, donde se enfrenta a diferentes valores, formas de vida y costumbres. En esta situación, el participante adquiere habilidades, destrezas, aptitudes y conocimientos que le serán útiles para toda la vida.  Se espera que los participantes puedan luego enfrentarse, inteligente y sensitivamente, a los urgentes desafíos del mundo del mañana. De igual modo, toda persona que entra en contacto directo con un participante, es susceptible también de adquirir, en menor o mayor medida un aprendizaje similar.

El aprendizaje que trae consigo la experiencia intercultural, implica crecimiento y cambios en distintos planos: en lo personal, en términos de valores y habilidades; en las relaciones interpersonales, en el conocimiento intercultural y, finalmente, en el plano global o de conciencia frente a asuntos mundiales.

Más allá del intercambio cultural: AFS


El intercambio cultural es el aspecto central de la experiencia de AFS, pero no es toda nuestra misión. Vemos que aún hoy en día nuestro mundo continúa limitado por nacionalismos, racismos, etnocentrismo y xenofobia y queremos hacer más. Estamos preocupados por los abusos a los Derechos Humanos, la falta de integración social, y el deterioro del medio ambiente, y queremos que se entienda que participar en AFS significa tomar conciencia de estos asuntos y luchar por crear un mundo más justo y pacífico.

Mientras que firmemente creemos que es importante reconocer que las diferentes culturas tienen diferentes valores, queremos promover los valores que nos unen, con todas nuestras perspectivas culturales diferentes, para trabajar en estas problemáticas comunes. Estos son los valores centrales que son parte de nuestra misión y que fueron expuestos en la comunidad mundial como aquellos que realmente hacen a la paz y la tolerancia.

Estos son los valores y responsabilidades de un “ciudadano global”, aquellos que fueron defendidos por mucha gente y gobiernos alrededor del mundo en documentos tales como la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de los Derechos Humanos o el marco integral de trabajo de la UNESCO para la paz, los derechos humanos y la democracia.

Nuestro objetivo es trabajar por el Aprendizaje Intercultural a través de una “Educación Global”, la cual comprende todo el conjunto de preocupaciones que comparte el mundo, las cuestiones que nos dividen y los problemas que enfrentamos. Es una educación dirigida a nuestra misión que promueve un compromiso común para el mundo y su gente. Alienta a la gente a tomar conciencia de sus propias acciones y como éstas afectan a los otros. Promueve el respeto, la tolerancia y la justicia.

Nos exige que busquemos formas de cambiar el mundo cuando no reúna estas normas, cuando los recursos son inequitativamente distribuidos, cuando los conflictos entre las personas engendran violencia, cuando hay abusos de los derechos humanos. Nos exige que continuamente reevaluemos nuestros esfuerzos y las soluciones implementadas.

AFS siempre ha sido gente, y para AFS, la educación global es la educación que involucra a la gente en todas las formas: en sus experiencias, su intelecto, su moral y sus emociones.

De hecho, AFS ha estado ofreciendo varios aspectos de la educación global por muchos años al darles a los participantes del intercambio estudiantil la oportunidad de comprometerse en actividades significativas en sus comunidades de origen y anfitriona.